Protege tus ojos mientras esquías

Posteado por: Tuvisión Complementos In: Root On: viernes, enero 18, 2019 Comentar: 0 Clicks: 483

Durante el invierno las bajas temperaturas, el viento o incluso el propio sol pueden ser perjudiciales para nuestra salud ocular, sobre todo si practicamos deportes de invierno.

Las gafas de sol o, en su caso, las gafas específicas para esquiar son esenciales para filtrar la radiación solar y evitar patologías oculares más o menos graves. La posición del sol durante el invierno es más baja en el cielo, de forma que los rayos llegan con una inclinación que los hace muy molestos e igualmente nocivos para nuestros ojos, por lo que es fundamental usar gafas de sol durante todo el año. Además, el frío y el aire propios del invierno provocan un aumento de lagrimeo y sequedad en nuestros ojos que se puede reducir protegiéndolos con unas gafas de sol adecuadas y utilizando lágrimas artificiales. Cada año se dan muchos casos de quemaduras corneales y hemorragias retinianas en esquiadores y alpinistas.

Adidas A197 TYCANE PRO OUTDOOR S 6121

Éstas últimas han sido descritas como hemorragias retinianas provocadas por la altitud y por la utilización de gafas de protección solar inadecuadas para estos entornos. Algunos investigadores han destacado incluso una incidencia de esta dolencia ocular hasta del 29% en escaladores en altitudes que van desde 3.500 hasta 8.000 metros, siempre por la utilización de unas gafas no suficientemente adecuadas para estos entornos.

Los ópticos-optometristas advierten de los daños oculares que provoca el frío. Durante los meses de invierno, el aire, el sol o la calefacción pueden causar daños oculares. Además, hay que tener en cuenta que exponerse al sol sin protección durante la práctica de deportes en la nieve puede originar importantes quemaduras en la córnea, la retina y el cristalino.

Gafa nieve Cébé ATTRACTION CBG172

El problema ocular más común en el invierno es la sequedad, que se traduce en una sensación de quemazón o picor, ya que los niveles de humedad se reducen mucho con la calefacción encendida. Desde el Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León insisten en que el sol no es la única amenaza para nuestros ojos. Aunque muchas personas piensan que el invierno es la estación más húmeda del año por la mayor presencia de lluvia y nieve, hay jornadas en las que el aire puede llegar a ser muy seco. Ese ambiente frío y seco puede irritar los ojos, incluso en los climas más templados, algo que deben tener en cuenta los usuarios de lentes de contacto.

Curiosidades ¿Es la nieve blanca?

Que no te engañen tus ojos, la nieve no es blanca, aunque tus ojos te digan lo contrario. La nieve no sería nieve si no fuera blanca, pero si lo piensas bien, parece raro que sea de este color en su totalidad, ya que simplemente son millones de cristales de hielo pegados unos con otros. Entonces, ¿de dónde proviene su color? La nieve se compone por un conjunto de copos, que son cristales de agua congelada alrededor de una mota de polvo. Tienen forma de estrella de seis brazos y a medida que los copos se juntan unos con otros, queda aire atrapado. Ese aire es el que da el color blanco a la nieve. El secreto de por qué es blanca se encuentra entre estos pequeños cristales hexagonales que forman la nieve. Los copos dejan que la luz se expanda y así la nieve se vea blanca. El hielo, a diferencia de la nieve, no contiene espacios por dónde traspase el aire y por esta razón la luz se dispersa exhibiendo un color transparente.

Documentación: Fundación Funsavi

Comentar

Leave your comment

Arriba